28/10/2017

La presión tributaria es demasiado alta, coinciden la Nación y los supermercadistas argentinos

  • Comentá 0

Parece una frase opositora, pero la pronunció Damián Testori, el subsecretario nacional de Política y Gestión PyME. “La presión impositiva nos quita muchísima competitividad”, dijo el funcionario del Ministerio de la Producción de la Nación. Fue durante la 35° edición de las Jornadas del Supermercadismo Argentino que finalizan este sábado en Buenos Aires, organizadas por la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FAS).

 

 

 

 

Asisten casi 400 supermercadistas, además de proveedores y especialistas en consumo masivo. Por Misiones participó el directivo de California, Javier Acuña, quien además es secretario de la FAS, presidida por Alberto Beltrán, quien aseguró que “los supermercados no son formadores de precios”. El encuentro se tituló “Recalculando”.

 

 

Optimismo por el futuro económico, reclamos contra el comercio ilegal y en negro, y la esperanza de una reforma tributaria fueron los puntos de coincidencia entre los expositores. Se agregó el caso de las provincias de frontera que padecen graves asimetrías comerciales con países vecinos, en especial Paraguay. Las críticas más duras fueron para Ingresos Brutos, el impuesto que cobran las provincias. Pero también se planteó la alternativa de crear un IVA provincial.

 

 

Testori tomó nota de los pedidos de reglamentación para los artículos 10 y 11 de la Ley Pyme (N° 27.264). Aseguró que esa norma redujo la presión impositiva para las pymes, pero admitió el atentado a la competencia que constituyen esa presión y “la complejidad administrativa de los impuestos”.

 

 

“Perdemos competitividad y comercio con los países vecinos”, subrayó. Los artículos 10 y 11 de la Ley Pyme, aún no reglamentados son los que facultan al Poder Ejecutivo nacional a otorgar compensaciones y beneficios de entre el 5 y el 15 % a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en las zonas de frontera, en especial para las de economías regionales. Según cálculos oficiales, en la Argentina funcionan unas 850.000 pymes.

 

 

Beltrán, presidente de FAS, y José Schena, titular de la Cámara Argentina de Supermercados, coincidieron en el diagnóstico. También se sumó el secretario de CAME, Vicente Lourenzo, cuya entidad organizó en conjunto una ronda de negocios con la participación de medio millar de empresas productoras regionales.

 

 

El titular de la federación supermercadista afirmó que “decir que los supermercados somos formadores de precios es una falacia”. Anticipó su esperanza en los cambios fiscales que encarará el gobierno desde la semana próxima. “Los empresarios soportamos una desmedida presión impositiva, agravada en nuestro caso por el comercio ilegal y la competencia desleal”, señaló Beltrán.

 

 

Dentro del optimismo manifiesto, Beltrán no se privó de mencionar “el problema inflacionario que aún no ha sido controlado totalmente, la caída de la demanda, que en algunos casos hace peligrar la continuidad de nuestras empresas”. Agregó que “la estructura laboral no nos ayuda a crear empleo, considerando que hoy damos trabajo a más de 100.000 personas los super argentinos”.

 

 

“Tenemos dificultades para competir en un entorno donde nuestros competidores más grandes acceden a condiciones comerciales que a nosotros nos están vedadas”, cerró el dirigente supermercadista. Lo cierto es que el clima con el gobierno no fue de confrontación. Por el contrario, asistieron funcionarios y técnicos de Comercio y de Economía.

 

 

El desafío más fuerte fue el que planteó el dirigente de CAME, Vicente Lourenzo, al analizar la reforma fiscal. Mencionó las “dobles imposiciones” del sistema tributario y consideró que “el impuesto más distorsivo es el de ingresos brutos”. Para salvar este gravamen, que en algunas provincias representa el 70 % de su recaudación, informó que la CAME tiene un proyecto alternativo.

 

 

Para Lourenzo, la alternativa es “un IVA provincial; es decir que Ingresos Brutos sea reemplazado por una sobretasa del IVA. Entonces, uno no pagará como ahora, gane o pierda, porque ahora si vendo por debajo del impuesto lo sigo pagando. Con el IVA provincial esto no sucederá. Hay provincias que deberán ser compensadas porque el IVA compras va a ser generado en una provincia y el IVA ventas en otra provincia”.

Comments

Comentarios

Comparte esta noticia

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *