11/04/2015

PANAMÁ: Francisco pidió un “diálogo sincero” para avanzar con la distribución equitativa de la riqueza

  • Comentá 0

55228d7586249_510x339El Papa manifestó ese deseo en referencia a la VII Cumbre de las Américas que se realiza en Panamá. En una carta criticó la “falacidad” de la teoría del derrame e indicó que “hasta que no se logre una distribución equitativa de la riqueza, no se resolverán los males de nuestra sociedad”.

 

 

 

Las palabras del pontífice fueron escritas en una misiva difundida hoy por la Santa Sede y remitida el pasado viernes al anfitrión del cónclave de jefes de Estado, el presidente panameño, Juan Carlos Varela.

“Me gustaría manifestarles mi cercanía y aliento para que el diálogo sincero logre esa mutua colaboración que suma esfuerzos y supera diferencias en el camino hacia el bien común”, manifestó el Papa.

Explicó, también, que comparte el tema elegido para esta Cumbre “Prosperidad con equidad: el desafío de la cooperación en las Américas” ya que está convencido “que la inequidad, la injusta distribución de las riquezas y de los recursos, es fuente de conflictos y de violencia entre los pueblos”.

“Hay bienes básicos como la tierra, el trabajo y la casa, y servicios públicos, como la salud, la educación, la seguridad, el medio ambiente, de los que ningún ser humano debería quedar excluido”, indicó en la carta que reproduce el sitio oficial de noticias del Vaticano.

“La teoría del derrame se ha revelado falaz: no es suficiente esperar que los pobres recojan las migajas que caen de la mesa de los ricos”, apuntó.

En ese sentido, el líder de la Iglesia Católica comentó que “el gran reto de nuestro mundo es la globalización de la solidaridad y la fraternidad en lugar de la globalización de la discriminación y la indiferencia y, mientras no se logre una distribución equitativa de la riqueza, no se resolverán los males de nuestra sociedad”.

El papa instó a que haya mayor colaboración entre los Estados en temas de migración ya que “la inmensa disparidad de oportunidades entre unos países y otros hace que muchas personas se vean obligadas a abandonar su tierra y su familia, convirtiéndose en fácil presa del tráfico de personas y del trabajo esclavo, sin derechos, ni acceso a la justicia”.

“A veces, incluso dentro de cada país, se dan diferencias escandalosas y ofensivas, especialmente en las poblaciones indígenas, en las zonas rurales o en los suburbios de las grandes ciudades. Sin una auténtica defensa de estas personas contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia, el Estado de derecho perdería su legitimidad”, agregó.

Por último, el sumo pontífice indicó que “nunca son vanos” los “esfuerzos por tender puentes, canales de comunicación, tejer relaciones y buscar el entendimiento” entre países, y deseó que la Cumbre genere “un nuevo orden de paz y de justicia y promueva la solidaridad y la colaboración respetando la justa autonomía de cada nación”.

Comments

Comentarios

Comparte esta noticia

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *